GR-11 CANDANCHÚ - PINETA

Por: Belén.

Mi pequeña aventura comenzó el pasado sábado 26/06/10, me iba yo sola
con mi compi Garmin y mis zapatillas hacer la GR11 (más chula que nadie). Salía de
Candanchú acompañada de Dani, nervios, miedo, incertidumbre …. Esa noche íbamos
a dormir en los ibones del Anayet . Conforme estabamos llegando empezamos a oir a lo
lejos uno de mis temores (las tormentas) y poco a poco el Midi fue desapareciendo, fue
justo plantar la tienda y comenzar a llover.
Solo pensaba que al día siguiente iba a estar sola y que el tiempo parecía que no iba a estar a mi favor (menos mal que me equivoqué
y el tiempo fue fabuloso).
Al día siguiente me despedía de Dani entre lluvia y sollozos, me quedaba yo sóla
y me sentía muy muy pequeña e insignificante entre esas montañas, era una sensación
de soledad que no me abandonó hasta la cena en Respomoso.
En la bajada mi primer contacto fue con 3 jóvenes ingleses quienes no me
aceptaron y no me quisieron invitar a “have breakfast” (yo sólo quería ir con alguien,
iba muy perdida y sóla), así que en Formigal consulté mi ruta con Garmin para
encontrar el camino que hacía ya un buen rato había perdido (pobre Garmin el resto del
viaje lo pasó al fondo de la mochila).
Uyy Uyy Uyy, que mal rollo, no llevas pastillas potabilizadoras o algo parecido
y vas sóla, acabarás con diarrea, ese era mi pensamiento mientras me dirigía a Sallent
una vez encontradas las maravillosas marcas rojas y blancas y allí en Sallent a buscar
las dichosas pastillitas.
Por fin llegué a Respomoso tras pasar por dos avalanchas que ya me presagiaban
que la cosa no iba a ser fácil y con el sonido de fondo de los truenos, ya estaba a salvo.
Esa noche cene con un chico y una chica vascos y conocí a mis nuevos compis de
viaje, (Joseba y una pareja de Barcelona Marta y Marc ), ellos serían mi compañía
durante el viaje. También estaban dos ingleses de unos 50 años con quienes también
coincidiríamos durante el trayecto.Al día siguiente quedamos para ir todos juntos hasta Casa de Piedra (Baños de
Panticosa) teniamos que pasar por el collado de Tebarray (2700 m) y había nieve desde
la salida del refugio. Aquí ya tocó descalzarse para atravesar el primer rio (no fue el
único, le siguieron unos cuantos más, el último fue dos minutos antes de llegar a mi
destino en Pineta).
Por fin en el collado tocaba la bajada por nieve hasta el Ibon de Bachimala,
imaginaros mis pies con zapatillas, las ampollas comenzaban a salir , fue la bajada que
peor recuerdo de todos los días, mis pies hacían chof chof chof y todavía no me había
acostumbrado a los desniveles, ya en Casa de Piedra después de una cerveza, tocó secar
las zapatillas con papel de periódico e intentar hacer una pequeña cura a las ampollas.
La cena estuvo genial , el ambiente y el vino ayudaron a que me sintiera en mi salsa
y me diera fuerzas para continuar al día siguiente. En el desayuno el cocinero (un tio
majísimo) llamó al refugio de Pineta para averiguar si se podía pasar por el collado de
Añisclo, ya que le comenté que tenía miedo por la gran cantidad de nieve que había ,
informándole el de Pineta que teníamos que ir por la Fuente Blanca y no por las Olas
(las cadenas se encontraban enterradas debido a la nieve y era peligroso, nadie estaba
pasando por allí). Yo todavía dudaba si iba a llegar o no.
Marta y Marc decidieron quedarse en Casa de Piedra para descansar y Joseba y
yo decidimos continuar hasta San Nicolas de Bujaruelo, la subida hasta el cuello alto de
Brazato fue rápida y cómoda, ninguno de los dos dejó de hablar , yo me sentía bien y
las zapatillas más o menos estaban secas de momento. Comenzamos atravesar pequeños
rios caudalosos y otra vez a descalzarse pero el peor estaba por llegar, que miedo
atravesar el rio Ara , así que decidí pasar con zapatillas, total ya las llevaba mojadas de
la nieve que acabábamos de pasar, éste fue el peor rato de toda la GR.
Ya en San Nicolás tocaban unas cervecitas y al día siguiente y al otro y al otro
descanso, (pensaba acabar mi etapa allí en Bujaruelo). Esa noche cenamos con los dos
ingleses mayores y Joseba al día siguiente se fue hacía Gavarnie donde se supone que
en correos estarían sus crampones (queria ir por la variante francesa hasta el refugio
de Tucarroya y bajar por el balcón de Pineta). Por la tarde volví a ver a Marc y Marta
y para sorpresa nuestra nos volvimos a encontrar con Joseba (según le dijeron en la
oficina de correos los crampones estaban en París) y unas birras y unas risas fueron las
culpables para que al día siguiente Belén partiera hacía Goriz.
En la cola de caballo los convencí para subir por las clavijas (la verdad que no
me costó mucho, Marta estaba deseando subir por las ellas), y creo que fue divertido
para todos ellos.
Esa noche tocó vivac, no me apetecía dormir dentro de Goriz ya que es
un refugio que siempre está petao de gente y como no habían dado tormenta pues
a dormir fuera, valió la pena ya que hasta que salió la luna las estrellas fueron
espectaculares y la noche no fue fría, al contrario al final tuve que quitarme algo de
ropa.
De Goriz ya sólo me quedaba la última étapa , llegar a Pineta donde Dani me
recogería por la noche. La bajada a fuente Blanca fue muy chula, en algunos tramos
había que destrepar y el barranco por el que íbamos estaba muy guapo, una vez en
Fuente Blanca sólo nos quedaba la subida hasta el collado de Añisclo (500 m de
desnivel ) y la superbajada hasta Pineta (1200 m desnivel) desde el collado hasta el
refugio .
A estas alturas ya me había acostumbrado a las ampollas y con ayuda de algún
que otro Ibuprofeno la bajada no me fue tan mal como esperaba y eso que era una
bajada incomoda de coj….
En el refugio de Pineta me despedía de mis compis, Joseba decidió quedarse en
el parador (a relajarse, aun le quedaban algunas etapas más) y Marta y Marc decidieron

Yo esperé a Dani mientras intentaba recordar todos los momentos vividos.
Esa noche dormí relajada y orgullosa, lo había conseguido, había llegado hasta
donde había planeado , me sentía feliz y satisfecha.
Quizás pierda alguna uña de los dedos de los pies, pero como dice Lucia no
pasa nada las uñas vuelven a crecer y lo importante es estar aquí y volver a salir para
disfrutar de las montañas.




Comentarios

  1. Gracias por compartir tu experiencia. Hasta hace un momento pensaba que estaba loca por plantearme pasar unos días de ruta yo sola por piri y me he encontrado con tu entrada. Ahora estoy mucho mas animada.
    Gracias de verdad!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Sin ánimo de ofender ...........