INVERNAL A LOS INFIERNOS, CORREDOR SUR


Fuimos : Lucia, Pedrete, Pakito, Luis, Dani
No estuvieron pero los llevábamos con nosotros :Belén, Felip, Noa, Moli


A finales de febrero, pricipio de marzo, aprovechando el primer fin de semana de las fiestas de la Magdalena de Castellón, un grupo de amigos (todos del Club Trepa Castellet), como ya es tradición hicimos una salida a Pirineos.
Esta vez tocaba Panticosa, ya que es una zona bastante accesible (por el momento y hasta que acaben la mierda de BalnearioComplejoPijoLudicoAsqueroso que están haciendo y que limitará la entrada de la gente que va de "tirada" o de "refus"), el objetivo se centraba en hacer Los infiernos por la cara sur, por el corredor sur de suave pendiente, máximo 40 grados según condiciones de la nieve, durmiendo en los ibones o en su defecto,( que al final es lo que hicimos) en el collado de Pondiellos a 2800 y pico metros. Cargamos la Furgo el sabado por la mañana y emprendimos viaje rumbo a Huesca, algunos se trajeron a su prima resaca y se olvidaron las botas, asi que, paradita obligada por las circunstancias festeras en el Oulet de Barrabés. Hacia las 12 llegamos a Panticosa, aun tenía en la retina las imágenes de siete años atrás donde el balneario era un conjunto de ruinas que convivía con el refugio de La casa de Piedra.

Todo Había cambiado sustancialmente, pero la esencia, estaba intacta, las moles del Garmo negro y el Arguallas se eregían impasibles a el paso del tiempo.
Nos preparamos las mochilas y comenzamos la subida, a buen ritmo ya que la nieve facilitaba el avance pues el paquete era mas de final de primavera que de invierno, el calor era sofocante, llegando a estar a mas de 20 grados, poco a poco el balneario se iba quedando abajo, las grúas y las moles de hormigón daban paso a un paisaje meramente alpino, salpicado por la gente que ya regresaba de subir los diferentes picos que se pueden hacer en esta zona.
Al llegar a los ibones nos teníamos que encontrar con "Manolin" y unos amigos de Villarreal, ellos habían salido el viernes , hoy tenían que estar haciendo el Garmo y los picos vecinos.
La nieve empezaba a estar "sopa" y para rematarla bajaban esquiadores que tapaban la huella y hacían que te hundieras mas, pero en estos sitios tenemos que convivir todos, a mitad del corredor que divide la subida, (si te decides por el Garmo o por los infiernos) bajaba un grupo y uno de los miembros soltó u
n "placón" de nieve, que a su vez soltó un "bolón" de nieve, que resulta que era mas de nieve dura tirando a hielo, (pues no fragmentó a golpear por la pendiente) que tenía el tamaño de una persona, lo que siguió, gritos de Luis, (me sorprendió, pues nunca lo había visto gritar cual fan histerica en concierto moñas, y ya que parece que está sumido en un letargo permanente cual oso en invierno), hasta que al girarme vi con cara de......bueno.....la verdad es que se le veia tranquila, a Lucia, ahí plantada, esperando el último momento para esquivar el bolo cual recortador en plaza de toros, le pasó cerca, pero solo fué un susto, después lo típico, comentarios, que tu tranqui que lo había visto, el otro que ¿que pasó? y el de mas allá, ¿eh, que no se farem un canutet?

Sin más llegamos a collado y sorpresa, allí estaban Manolín y compañía, nos dijeron que habían hecho los infiernos y que mañana harían el resto, charlamos un rato y fuimos a plantar el vivac en el mismo collado ya que en los ibones se veía bastante paquete.
La vista era espectacular hacia el
Midi d' Ossau , que nos brindó un bello atardecer, bello pero frio, de mas de veinte grados pasamos a cuatro en cuestión de dos horas, la noche prometía asi que nos hidratamos y al sobre, dormir lo que se dice dormir, no dormimos mucho, nosotros eramos tres en una tienda de dos, asi que nos pasamos la noche haciendo el trenecito...........
Por la mañana el tiempo había cambiado, pero parecía que nos iba a respetar, y así fue en dos horitas estábamos en la cumbre del infierno central y poco después en las otras dos, haciendo la arista en las dos direcciones ya que no había mucha nieve y era como hacer una arista a principio de verano.
Una vez mas todo salió bien, disfrutamos de uno de esos fines de semana que se recuerdan a lo largo del tiempo, y aunque no hayamos estado todos hemos completado su lugar con risas y desmanes.






Record de velocidad de panticosa a infiernos

Comentarios